El taller del futuro: comunicación directa con el auto

Trucos para cuidar la pintura del carro
6 julio, 2017

El taller del futuro: comunicación directa con el auto

Los impresionantes avances tecnológicos ofrecen prodigiosas prestaciones para los autos a futuro. Aquí, expertos alemanes dan detalles sobre algunas de las novedades en la mecánica de un coche.

“Hola, soy yo, el auto”. La frase, que parece salida de una película de ciencia ficción de los años ’70, es casi una realidad. La comunicación entre el auto y el concesionario es cada vez mayor. Los datos definen cada vez más el día a día en los talleres, donde los códigos de error reemplazan al medidor de aceite.

Hoy en día ya es normal que durante una inspección para el diagnóstico del vehículo deba recurrirse a datos. El mecánico utiliza una interfaz estándar para conectar un aparato para diagnóstico a través de un cable.

Cada vez más autos cuentan con una tarjeta SIM incorporada que les permite comunicarse con el taller a través de la red móvil. “Es más frecuente que haya tarjetas SIM que no son fabricadas para conexiones de voz, sino para la transmisión de datos”, explica Nicolaus Gollwitzer, director del sector global de telemática en Vodafone.

Las tarjetas SIM pueden transmitir distinto tipo de informaciones, desde datos técnicos hasta la cantidad de pasajeros de un auto, que en un accidente puede ser registrada a través de los sensores de los airbags.

De todas formas, la transmisión automática de datos sólo se produce con la función de llamada de emergencia, la eCall. “Para los demás usos el dueño del coche debe autorizar primero que los datos de su auto puedan enviarse o recibirse a través de la tarjeta SIM”, explica Gollwitzer.

Este tipo de comunicación computarizada se conoce como telemática. Si el conductor está de acuerdo, puede generarse un intercambio activo entre el auto por un lado y la automotriz y el taller por el otro. BMW, por ejemplo, envía actualizaciones para su sistema de navegación a través de las direcciones SIM.

Por el otro lado, los talleres pueden recibir códigos de error de los autos. “Si se priorizan determinados códigos de error, el vehículo los comunica automáticamente a la empresa de servicios, que puede contactar a los clientes para fijar una cita”, relata Gollwitzer. “El auto prácticamente habla directo con el experto”.

A partir de esto, cuando llega el día de la cita el taller ya cuenta con los repuestos que se puedan necesitar. “Todo el funcionamiento del taller puede planificarse mejor y el cliente recibe una estimación de costos precisa cuando arregla la cita por teléfono”, dice Joseph Schloßmacher, de Audi.

“El trabajo en sí en el vehículo no cambia demasiado, mientras que las herramientas y los aparatos para reparaciones se siguen desarrollando”, apunta Ulrich Köster, de la Asociación Alemana de Talleres y Reparaciones (ZDK).

Los expertos en ingeniería mecatrónica – una disciplina que combina ingeniería mecánica, ingeniería electrónica, ingeniería de control e ingeniería informática- podrán realizar más trabajos de mantenimiento a distancia en los talleres.

“El conductor tendrá la posiblidad de recibir un consejo con fundamento técnico sobre un error del vehículo sin tener que ir corriendo al taller”, señala Johannes Boos, del Automóvil Club Alemán (ADAC).

A fin de cuentas, el conductor se ahorra tiempo. “En lugar de llevar a cabo las reparaciones en determinados plazos establecidos, podrán hacerse más a demanda, lo que permite reducir los costos de mantenimiento y reparaciones”, explica.

El proveedor de autopartes Continental también parte de esta base. “En el futuro se tratará más de un mantenimiento preventivo y de reconocer un error tempranamente a partir de los datos, para que se pueda evitar el verdadero problema”, considera Patricia Stich, de Continental.

Stich resalta que lo decisivo será la calidad de estos datos, que en cada caso deben ofrecer información básica como la velocidad o las revoluciones.

De todas formas, aún no existe una plataforma telemática unificada, así que los dueños de los coches deben recurrir en la mayoría de los casos a la red de talleres de sus marcas.

La idea es que haya una plataforma estandarizada. “Si una interfaz de telemática es controlada por un único representante de las partes, como el fabricante de automóviles, no hay libertad de elección para el consumidor”, advierte Boos. “El cliente debe poder elegir a qué proveedor quiere ofrecerle acceso a su vehículo”, considera Köster.

Para los fabricantes se generan también nuevos modelos de negocios, como un chip de potenciación por un plazo determinado.

“Si un conductor planea un viaje a las montañas con un auto cargado, puede probar un ajuste electrónico del motor a través de la tarjeta SIM”, plantea Gollwitzer como posible escenario de futuro. Esta mejora, por ejemplo, puede servir durante cuatro semanas, y luego el sistema vuelve a su situación original.

Los vehículos de gama media y alta son los que cuentan actualmente con una tarjeta SIM incorporada. Ya se pueden hacer varias cosas, como enviar los datos de localización a través de una aplicación que cuenta con un botón para llamar al taller, hasta contar con un hotspot WLAN.

A más tardar para 2018, con la implementación de llamado sistema eCall, aumentará la cantidad de tarjetas SIM y por lo tanto la expansión de los servicio de telemática, considera el ADAC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *